¿Qué puedo hacer para que mi perro tenga un buen viaje?

Recomendaciones para antes de salir


Las vacaciones están a la vuelta de la esquina y todos utilizamos distintos medios de transporte para llegar a nuestros lugares de descanso. A los que nuestro perro nos acompaña, queremos que el viaje le sea lo más confortable posible.
Los perros pueden ser reacios a la hora de subir al medio de transporte por varias razones:

  • Desde pequeño no se le ha acostumbrado, es una experiencia nueva para ellos y les crea ansiedad
  • La sensación de inestabilidad que les produce al subir no le es muy agradable pues les desequilibra

Por eso les vamos a crear lo que se conoce como “zona segura” y para ello vamos a habituarlo al uso del transportín. Lo colocaremos en un lugar visible de la casa para que su presencia lo haga habitual para el perro. Los primeros días dentro del habitáculo colocaremos premios, para que vaya asociando de forma positiva la entrada en el transportín. Pasados unos días, cuando haya tomado la suficiente confianza como para permanecer dentro sin salir corriendo, le introduciremos su comida, podemos ponerla en su cuenco habitual o bien esparcirla por el interior. Cuando el perro coma de forma tranquila, introduciremos un nuevo elemento, su cama. Así lo elegirá como su nueva zona de descanso.Poco a poco el perro reconocerá el transportín como una zona donde se le premia, donde come y donde descansa, es decir, lo asocia a cosas agradables para él.
La duración de este proceso varía de unos perros a otros, todo dependerá de su capacidad para aceptar situaciones nuevas y de la paciencia del responsable. Una cosa muy importante a tener en cuenta durante todo el proceso es no cerrar la puerta hasta que el perro se sienta totalmente seguro dentro del habitáculo, pues puede agobiarlo y no querer entrar más, haciendo el proceso de habituación más largo de lo normal.
Si el medio de transporte elegido es el coche, es recomendable que antes de hacer el viaje largo, el perro subiera y realizara uno o varios trayectos cortos, para habituarlo a la sensación que produce montar en él y reduzca su miedo a subirse. Durante la marcha se le puede ir premiando.
Existen alternativas para aquellos que no terminan de habituarse o no se tiene posibilidad de habituarlo como es el tren y el avión. Una de estas alternativas es el uso de productos con feromonas apaciguantes que ayudarán a reducir sus niveles de estrés.
Llegado el día de salir de viaje, el perro tendrá su zona segura donde podrá realizar un viaje confortable. Para aquellos viajes con una duración superior a 4-5 horas y si el perro se empieza a inquietar, es recomendable darles algún tipo de mordedor, ya sea un hueso de piel de vacuno o de látex con sabores, ya que de esta forma a través del mordisco liberan estrés y esta entretenidos hasta llegar a nuestro lugar de destino. No olvides llevar una botella de agua y un cacharro para cuando se realizan las paradas a estirar piernas y patas.

Feliz viaje!

Yuupet

¿Te ha sido útil esta información?

Cargando ... Cargando ...

2 pensamientos sobre “¿Qué puedo hacer para que mi perro tenga un buen viaje?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *