El passatge dels gats – Cat Café

Este tipo de locales surgen por la necesidad de fomentar las adopciones de gatos desde un punto de vista diferente, es decir, más que se adopten por su aspecto físico, al interactuar con ellos se les puede conocer por su carácter. Además al ser gatos provenientes de colonias callejeras, no sólo se les acostumbra al contacto con las personas sino a volver a confiar en ellas, pues muchos de ellos han sufrido algún tipo de maltrato.

Hace unas semanas a través de redes sociales descubrí la apertura de un nuevo concepto de cafetería que en otras ciudades,como Madrid y Barcelona, ya se practica. En este nuevo concepto de establecimiento podemos disfrutar de un delicioso tentempié mientras disfrutamos de la compañía de unos adorables mininos.

Para poder acceder al local debemos de conocer antes el funcionamiento del mismo pues para poder pasar un rato con los mininos hay que hacer una reserva a través de su web El passatge dels gats. Para que pudiéramos disfrutar del día que queríamos, la reserva la hicimos con antelación. El motivo de realizar una reserva es ni más ni menos que para garantizar la tranquilidad de los gatos. Además de reservar el día en cuestión también puedes elegir el tiempo que quieres pasar junto a ellos y el momento del día, por la mañana o la tarde.

Llegado el día y con puntualidad británica, accedimos al interior del local. Para extremar las medidas de una posible fuga, el local cuenta con doble puerta. Antes de sentarnos a disfrutar de la compañía de los gatos, nos piden que nos acerquemos a la barra y mientras un gato descansa todo lo largo que es sobre ella, nos van explicando las motivaciones que les llevan a crear este Cat café y las medidas que debemos adoptar para no molestar a los gatos que habitan en él.

“Las interacciones que tengamos con los gatos siempre serán iniciadas por ellos, no les podemos dar nada de comer aunque nos lo pidan y no podremos cogerlos en brazos. Además nuestro tono de voz debe de ser lo más suave y bajo posible, evitando los gritos de emoción. Nuestros teléfonos móviles deben de permanecen en silencio.”

Una vez elegida la mesa para disfrutar de nuestro tentempié y la compañía gatuna, te das cuenta que el local tiene todo tipo de comodidades para ellos. Pueden utilizar distintos estantes y camas para su descanso, zona de rascadores, zona de juego, diferentes lugares para esconderse, fuentes para beber agua e incluso cañas para interactuar con ellos correctamente. Sin olvidarnos de difusores de feromonas para disminuir los niveles de estrés. En definitiva, todo el espacio está pensado por y para el uso y disfrute ellos. Nosotros somos meros espectadores.

Los gatos, por su parte, campan a sus anchas entre las mesas y sofás de la sala. Interactúan en entre ellos a través de juegos de pilla pilla, saltos entre estantes y intentonas fallidas de subirse a la mesa para catar el manjar que uno tiene entre manos. Todo ello desde la tranquilidad de un gato que ha pasado a tener una nueva oportunidad en la vida y espera a que por la puerta entre su nuevo responsable, con el que compartirá un nuevo hogar.

Como buenos gatos, cuando uno intenta interactuar con alguno, ellos te ignoraban. Eso si,en un descuido tuyo o mientras hacías el publireportaje de fotos de uno de sus compañeros, se acercaban sigilosos a cotillear lo que llevabas en el bolso. Pero cuando te dabas cuenta e intentabas jugar, se marchaban. Así son los gatos.

“La hora y media que elegimos para disfrutar la compañía de los gatos se nos pasó volando entre fotos, vídeos y carantoñas. Es un lugar mágico que invita a la calma y donde puedes ir solo o en compañía de amigos.”

Os dejo una muestra de las fotos tomadas durante nuestra visita:

          

 

¿Te ha sido útil esta información?

Cargando ... Cargando ...

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *