Comportamiento social y comunicación canina.¿Qué te cuenta tu perro?

Para poder entender la comunicación canina debemos de conocer su comportamiento social, es decir, como se relaciona con sus congéneres y por qué lo hace de esa manera. Los perros son animales sociales porque han evolucionado de una especie social obligatoria como es el lobo. Todos los que viven en hogares son miembros de un grupo social ya que se relacionan con los responsables, otros perros y/o gatos y otros animales, y para poder hacerlo es fundamental la comunicación.

Si queremos conocer el comportamiento social de nuestros perros vamos a remontarnos a el comportamiento de grupo de sus ancestros, los lobos. Son individuos altamente sociales y esto reporta una serie de ventajas como son la colaboración en la caza, defensa frente a otros depredadores y un éxito reproductivo alto. Estos grupos están integrados por un número variable de individuos y esto dependerá del tamaño de las presas, de la disponibilidad y densidad de comida y de la defensa frente a carroñeros. Los lobos establecen relaciones sociales tanto con individuos pertenecientes a otras manadas como con individuos de la propia manada.

Las relaciones sociales que se crean con individuos de otras manadas va a depender de varios factores. Uno de ellos es el abandono del grupo por parte de individuos jóvenes debido a la competencia por la comida y/o pareja sexual y también para evitar la endogamia. Otro de los factores sería la defensa del territorio, no toleran la entrada de extraños y esto provoca luchas encarnizadas entre individuos de diferentes manadas. Y el último factor es la aceptación de individuos no emparentados que se produce cuando han perdido a algún individuo reproductor.

Dentro de la manada vivir en grupo tiene sus ventajas como son una mayor supervivencia aunque tienen también sus inconvenientes, se compite por los recursos como puede ser la comida y por obtener una pareja. Para minimizar las agresiones que se producen en la obtención de estos recursos se establece un orden para poder acceder a través de relaciones de dominancia y subordinación.

“Este concepto de dominancia describe la relación entre dos individuos, uno accede de forma preferente a un recurso, como puede ser la comida, frente a otro. La dominancia no es característica de un individuo. Estas relaciones de dominancia se suelen establecer por interacciones agresivas pero no quiere decir que el individuo sea agresivo. Una vez establecidas son relativamente estables.”

El conjunto de todas estas relaciones de dominancia y subordinación que existen dentro de un grupo dan lugar a la jerarquía. Debemos de destacar la importancia de la relaciones emocionales para mantener las relaciones entre individuos. Para que exista una estabilidad en el grupo social tiene que existir un equilibrio entre las conductas agresivas, para establecer el orden de acceso a los recursos, y las conductas emocionales creadas a través de juego, rituales de saludo y acicalamiento social.

¿Por qué se ha desvirtuado el concepto de jerarquía y dominancia en la aplicación de la educación de nuestros perros y las relaciones que se establecen entre nosotros?

Los grupos de lobos que se estudiaban se encontraban en cautividad y además eran individuos que procedían de distintas manadas, por lo que no estaban emparentados y además vivían en una zona restringida. Al no tener ningún tipo de parentesco las relaciones que se establecían eran totalmente jerárquicas y agresivas. Dando lugar a una jerarquía lineal.

Actualmente las poblaciones de lobos que se estudian son las que se encuentran en libertad y se ha observado que estas manadas están constituidas por grupos familiares cooperativos en las que los padres guían a su descendencia en el desarrollo de habilidades sociales y de caza, y la estructura jerárquica que aparece es de relaciones entre padres e hijos más que enfrentamientos competitivos y agresivos. Este concepto de familia no excluye la existencia de relaciones de dominancia y, por tanto, de jerarquía. En estos grupos no hay un alpha alcanzado a través de la fuerza o la agresividad.

¿Cómo influyen estos estudios en la interpretación de la relación entre el perro y su responsable?

Durante años la estructura social entre perros, y entre perros y sus responsables, se ha explicado utilizando la teoría de la dominancia. Según esta teoría los perros estaban motivados para conseguir un estatus más alto y para ello se valían de comportamientos basados en la agresividad para alcanzar el control.

“Esta teoría habría justificado el uso de técnicas de adiestramiento basadas en el castigo o la fuerza. Como hemos explicado anteriormente los grupos de lobos que viene en libertad no tienen esta estructura social jerárquica y asumir que el perro quiere adoptar este tipo de estructura es difícil de mantener.”

Tanto los perros como sus ancestros los lobos son una especie altamente social y son capaces tanto de mostrar cómo de leer la señales de comunicación y esto permite adaptar su comportamiento al de los demás. Así como los perros aprenden a interactuar entre ellos basándose en un aprendizaje complejo, también parecen construir una red complicada de asociaciones que les permite predecir cómo comportarse en distintas situaciones con cada uno de los individuos que conviven.

“Así por ejemplo, los perros pueden aprender que cuando la gente sonríe o habla con un tono alegre de voz, esto generalmente predice un buen resultado, y se comporta de manera consecuente. Pero también pueden aprender que si una persona muestra un tono de voz elevado, las pupilas dilatas y acerca la mano hacia el collar, esto predice un mal resultado.
El perro puede entonces aprender diferentes respuestas que podrían funcionar para resolver la situación: conductas de apaciguamiento/sumisión, evitación o agresividad. Si cualquiera de esas tres respuestas funciona, es decir, el perro interpreta que su conducta ha conseguido evitar lo que él considera una amenaza, esta se verá reforzada y será más probable que se vuelva a mostrar en posteriores ocasiones. “

Algunas razas podrían tener más tendencia a formar jerarquías sociales rígidas. Pero independientemente de esto, cada perro debe ser entendido como un individuo cuya propensión a mostrar las amenazas ofensivas o señales de apaciguamiento/ sumisión dependen del aprendizaje y las circunstancias en las que suceden las interacciones sociales.

Entonces, ¿qué utilizan los perros para comunicarse entre ellos y con nosotros?

Para llevar a cabo las relaciones sociales, los perros necesitan comunicarse a través de distintas señales, como son visuales, olfativas y auditivas. Debido a la complejidad social de los lobos, estos desarrollaron la habilidad de comunicarse visualmente. Los perros han heredado esta habilidad y utilizan señales visuales distintas para comunicarse entre ellos y con las personas.

Básicamente podemos hablar de dos tipos de señales visuales: las que reducen la distancia, como son las señales de saludo y señales de invitación al juego, y las señales que aumentan la distancia y son amenaza ofensiva, señales de miedo y amenaza defensiva. También existen otro tipo de señales que se utilizan para evitar conflictos y resolver disputas, son las llamadas señales de calma.

Las señales que reducen la distancia se utilizan durante los saludos, el juego o cuando muestra señales de apaciguamiento. En las señales de saludo se incluyen posturas tales como olfateo de la cara, seguidamente olfateo de los laterales de la cara o de la zona o global. Después se finaliza el saludo y uno de ellos podría invitar al juego. Las señales de invitación al juego son muy claras y la postura más conocida a la invitación al juego es la reverencia.

En cuanto a las señales que aumenta la distancia, la primera de las tres que existen son las señales de amenaza ofensiva. Las mostraría un perro seguro cuando posee un recurso valioso o cuando responde a un desafío. El perro permanece estirado sobre sus pies, eleva su cabeza llevándola hacia delante y eleva la cola. Conforme la situación se hace más intensa se produce piloerreción y cambia la expresión facial, los labios se retraen verticalmente mientras gruñe. Está protegiendo un recurso y dirige contacto visual hacia la persona o perro intruso. Si este continúa aproximándose, entonces es muy probable que ocurra mordedura.

Cuando un animal tiene miedo su principal motivación es evitar o escapar del estímulo que le da miedo y si no puede escapar puede que desarrolle agresividad defensiva. Los signos generales de miedo incluyen una postura corporal baja, dirigida hacia detrás, cola entre las patas, ojos muy abiertos y pupilas dilatadas, orejas plegadas hacia detrás, boca cerrada con los labios retraídos y piloereción.

En el caso de las señales defensivas se producen cuando el perro tiene miedo y no puede escapar. La postura adoptada es la misma que la del miedo pero en este caso los labios se retraen horizontalmente y gruñe. La cabeza se sitúa ligeramente ladeada y la parte blanca del ojo se hace fácilmente visible.

Los perros, al igual que los lobos, muestran una serie de señales para evitar confrontaciones, son las llamadas señales de calma. Estas señales se producen en una fase inicial para prevenir que ocurra algo, evitar amenazas de otra gente o de otros perros, reducir el nerviosismo, el miedo, el ruido o los acontecimientos indeseados. Utilizan esos signos para calmarse ellos mismos cuando se sienten estresados o inseguros, para transmitir calma, hacer que los otros perros implicados se sientan más seguros y perciban señales de buenas intenciones. Se utilizan para hacer amistad con otros perros y con la gente. Las señales de calma más fáciles de identificar son girar la cabeza,dar la espalda, lamerse el hocico, inmovilizarse,andar despacio, hacer movimientos lentos, posición de juego,sentarse, echarse, el bostezo, olisquear, interponerse,mover la cola, aunque existen multitud de ellas más.

Si día tras días nos paráramos a observar su comportamiento, nos daríamos cuenta que nos hablan continuamente. Llegando así a entenderles para ayudarles a gestionar sus emociones en este entorno humanizado.

En este collage de fotografías se pueden observar distintas señales utilizadas durante el saludo.

 

¿Te ha sido útil esta información?

Cargando ... Cargando ...

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *