Y tu perro… ¿juega? Beneficios de la Juegoterapia

Los ejercicios mentales son tan importantes para el perro como un buen paseo. Nosotros mismos podemos crear juguetes interactivos y puzzles caseros para pasar un buen rato junto a él. Con estas actividades no solo vamos a mejorar nuestro vínculo sino que además ejercitamos su mente. El objetivo de la Juegoterapia es mejorar el bienestar físico y mental del perro, especialmente si es joven y/o activo o pasa muchas horas solo en casa. A través del juego prevenimos la aparición de alteraciones del comportamiento o ayudamos en su tratamiento, si ya están presentes.

Los perros necesitan realizar tanto actividad física como mental pues sí solo realizan una de ellas, la física, tendremos perros cada vez más entrenados para destrozarnos cualquiera de nuestros tesoros más preciados. Por eso, tenemos que encontrar el equilibrio entre ambas actividades, la física y la mental, para conseguir que nuestro perro sea lo más estable posible.

Ambas actividades no pueden realizarse en la misma proporción, por eso uno de los factores que vamos a tender en cuenta a la hora de realizarlas es la edad del perro.

Así si el perro es aún un cachorro, tiene entre 2 y 6 meses en perros de tamaño pequeño y entre 2 y 10 meses en perros de tamaño grande, debemos de comenzar por una actividad física y mental moderada. Una de las primeras actividades físicas que podemos realizar con él es salir a pasear. Durante los paseos le podremos enseñar los hábitos higiénicos que mantendrá durante toda su vida y además podemos comenzar con la estimulación olfativa. Esta puede ser a través de la olfación de los orines y heces o  cualquier objeto que se encuentre en su camino. Incluso nosotros podemos motivarlos a oler esparciendo en alguna zona ajardinada trozos de premios para que los busque por el suelo.

Durante la etapa de cachorro, en casa, podemos continuar con la estimulación mental dejando un poco de lado la física pues en estos momentos las estructuras óseas y músculo esqueléticas están en pleno crecimiento y es conveniente realizar un ejercicio moderado. Uno de los errores más comunes es el pensar que cuanto más se ejercite un cachorro más cansado se encontrará. Muy lejos de ser así, cuanto más estimulemos mentalmente al cachorro más tranquilo se encontrará en los distintos momentos del día. Además no debemos de olvidar que los cachorros pasan más horas durmiendo con respecto a un perro adulto pues tienen aún que formar distintas estructuras cerebrales. La actividad física se irá incrementando poco a poco conforme vayan pasando los meses con paseos más largos, primeras carreras en un parque con otros perros,etc…

“Con la ayuda de los  juguetes, que podemos crear nosotros mismos, vamos a hacer que el cachorro se entretenga en casa, tanto en nuestra presencia como en nuestra ausencia. Especial importancia tienen en nuestras ausencias pues en estos momentos el cachorro puede generar destrozos por aburrimiento o iniciar trastornos relacionados con la separación.

Si el cachorro esta entretenido tendrá un nivel de concentración incompatible con la realización de otro tipo de actividades. Sería conveniente que tuviera en casa una zona segura donde pasar la mayor parte del tiempo. Esta zona puede ser por ejemplo su propio transportín incluso si queremos que esté más ancho en el mercado existen multitud de opciones donde elegir. Así cuando permanezcamos en casa o cuando la abandonemos, el perro se quedará en esa zona entretenido con sus juegos.

Para esta primera etapa podemos empezar con juegos que sean de fácil resolución y así no les crearemos frustración, para que poco a poco les vayamos subiendo el nivel. Antes de dejárselo para que jueguen ellos solos, debemos de estar presentes en su primer contacto y supervisar su utilización. Los juguetes utilizados en esta etapa puede ser desde la utilización de botellas de plástico con unas hendiduras por donde salgan trozos de premio, pelotas de tenis partidas con premios dentro hasta tubos de cartón cerrados por los extremos y rellenos.

Si el perro ya se encuentra en la etapa adulta podemos aumentar tanto la actividad física como la estimulación mental. La realización de la actividad física tiene como objetivo canalizar la energía nunca fatigarlos. La duración de los paseos puede aumentar e incluso podemos comenzar algún tipo de actividad como es el flyball, OCI, Agility, dancing Dog,etc. Sería muy recomendable en esta etapa comenzar a introducir la utilización del clicker, con el que le podremos enseñar multitud de trucos.

“La realización de determinadas actividades que combinan la activación física y mental conlleva una serie de ventajas para el perro. Como son, por un lado, el realizar un ejercicio les activa a nivel muscular y por otro al pedirle que realice una acción el perro utilizará su mente para resolverlo, esto conlleva un doble esfuerzo que hará que su energía se canalice. Además al realizar la actividad de forma conjunta creamos/reforzamos nuestro vínculo.  Un factor muy importante a la hora de elegir y practicar alguna de estas actividades es que su realización debe de ser acorde a las capacidades tanto físicas como mentales del perro, pues no todos los perros están preparados para hacer determinados ejercicios.” 

Además de realizar alguna de estas actividades, durante los paseos podemos realizar varios juegos, entre ellos la utilización de la pelota pero con otro motivo que no solo sea el traerla. Podemos jugar enseñarle a jugar al escondite con ella. Colocaremos al perro de espaldas a la zona que vamos a tirarle la pelota, y una vez haya caído en un sitio concreto le indicaremos que la busque. Al principio se la tiraremos en una zona cercana y poco a poco iremos aumentando la distancia. Para facilitarle la búsqueda podemos utilizar palabras como son frío o caliente e incluso impregnar la pelota de algún olor suculento como puede ser el de las salchichas.

“Otro de los ejercicios que podemos realizar durante las salidas  es el clicker. Este sistema nos permitirá comunicarnos con ellos de una forma rápida y sencilla, pues el perro aprende que, a través de una asociación, cada vez que escucha el click le estamos premiando por hacer bien una acción realizada en ese preciso momento. Para poder empezar a utilizarlo debemos asociar el clik a una recompensa como puede ser un trozo de premio. Con la ayuda del clicker podemos enseñarle a dar la pata, tumbarse, hacerse el muerto, tocar una mesa y así  infinidad de trucos.”

Durante la etapa adulta podemos también  jugar con él dentro de casa. Uno de los juegos planteados es el autocontrol, que consiste en ponernos unos premios dentro de la mano y dejamos al perro que la huela. Este se excitará pero no le daremos los premios hasta que se retire de la mano realizando alguna acción, como puede ser sentarse. En ese momento abrimos la mano y se los damos. Intentaremos no hablarle durante el juego.

Otro de los juegos que se pueden realizar es esparcir trozos de premios por el suelo y que los vaya buscando y para aumentar la dificultad podemos apagar la luz. Podemos realizar también el juego de los trileros, con la ayuda de tres vasos y un trozo de comida, podéis hacer que el perro busque, con la ayuda de su nariz, el premio dentro del vaso. Si veis que cada vez lo resuelve antes podéis aumentar la dificultad, y para ello lo meteis en un bote de cristal. Es importante que siempre lo escondais en el mismo vaso, pues al impregnar con olor el resto de vasos hará que el perro se despiste y no logre encontrarlo.

Cuando se quedan solo en casa existen varias propuestas, como son las alfombras de olfación hechas con multitud de materiales como son trozos de telas o fieltro, donde se esconden trozos de comida e incluso para los más glotones o con problemas de obesidad se les puede poner su ración de pienso. Podemos construirle una máquina dispensadora de comida con una caja de cartón y una botella. Cortaremos la caja de cartón de tal forma que crearemos una base y dos paredes para sostener una cuerda y así suspender la botella. El objetivo de esta máquina es que el perro tiene que aprender a sacar los premios que se encuentran en el interior de la botella con la ayuda de sus patas.  

Si no sois muy manitas, existen otras alternativas en tiendas especializadas. Allí encontrareis los juegos de Nina Ottosson, que son puzzles hechos de madera o plástico, con varios niveles de dificultad y donde el perro tiene que mover las piezas para obtener un premio.  

“Estas actividades están muy recomendadas para aquellos perros que al quedarse solos en casa realizan destrozos o tienen trastornos relacionados con la separación. Pues con ellas podemos ayudarles a redirigir esos comportamientos a través de la estimulación mental. En el caso de los trastornos relacionados con la separación serían actividades complementarias junto a un tratamiento de modificación de conducta.”

Para los perros que están en la etapa senior con edades comprendidas a partir de siete años, se debe de disminuir la actividad física y aumentar la mental. Con la estimulación mental podremos prevenir lo que se conoce como disfunción cognitiva. Se caracteriza porque en el perro disminuye su capacidad para adaptarse al entorno y esto se manifiesta en cambios a nivel de comportamiento.

Como en esta etapa están comprendidas multitud de edades, solo daremos unas pautas generales. A nivel físico nosotros,los responsables del perro, somos quienes tenemos que valorar si  es capaz de seguir realizando los paseos o actividades que hasta ahora realiza o bien hay que disminuir el ritmo o la duración. Una de las cosas que podemos realizar si anteriormente no hemos hecho, es esparcir trozos de premios por las zonas donde realizamos las paradas de descanso durante el paseo. Esos momentos son los mejores para hacerlo pues no sólo haremos descansar su cuerpo si no que le estimularemos a nivel mental, que es nuestro principal objetivo.

En cuanto a la estimulación mental, si es la primera vez que tu perro realiza este tipo de juegos comenzaremos por los niveles más sencillos para no frustrarlo. Podemos empezar realizando los planteados en la etapa de cachorro: botellas de plástico con hendiduras, pelotas de tenis con premios dentro,etc.. e ir subiendo el nivel conforme el perro se vaya acostumbrando al nivel de dificultad en el que se encuentra.

Si te apetece conocer más sobre este tema, próximamente Amigos Perrunos impartirá un Taller de Juegoterapia, donde explicaremos más tipos de juegos para las distintas etapas de edad y los practicaremos. Además podréis fabricar vuestra propia máquina dispensadora de premios o alfombra de olfación.

Yuupet

¿Te ha sido útil esta información?

Cargando ... Cargando ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *